Resumen Regional
Image default
País

Carnes: Se esperan precios entre 30% y 40% inferiores para 2023

La fuerte caída de los precios en los principales destinos de exportación que se registró en la segunda mitad del año modelan un contexto desafiante para la industria durante 2023.

 

El desafío más grande que enfrentará la industria exportadora de carne bovina el próximo año será el de la competitividad.

 

Lejos en el tiempo quedaron los valores récord de más de U$S 17.000 por tonelada que pagaron los importadores europeos a mediados del primer semestre de 2022

 

Tampoco se podrá volver a pensar, en el corto y el mediano plazo, en garrones y brazuelos a más de U$S 8.500 o en los cuartos de vaca a U$S 6.500 por tonelada.

 

La realidad para los primeros meses del año depara precios entre 30% y 40% inferiores.

 

Las condiciones climáticas de extrema sequía en muchas zonas ganaderas del país ha provocado sobreoferta de hacienda para faena en buena parte del año 2022. Cuando comience a normalizarse el régimen de lluvias, seguramente se generen condiciones para una retención de hacienda de parte de los productores, limitando la oferta de ganado y la producción de carne.

 

China es el principal destino de nuestras exportaciones, absorbiendo el 75% de nuestros volúmenes despachados, y también es el principal importador a nivel global.

 

En el actual contexto de precios deprimidos y demanda selectiva, Argentina no solo debe disponer del producto, sino también ser capaz de colocarlo en el mercado en condiciones similares a los de los competidores: Brasil, Uruguay, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Pero las empresas exportadoras radicadas en estos países no deben enfrentar obstáculos como los cupos de exportación, cortes prohibidos, derechos de exportación  tipos de cambio múltiples.

 

Los precios actuales ofertados por los importadores, sumado al contexto macroeconómico de nuestro país junto con las regulaciones específicas que afectan al comercio exterior de carne bovina, determinan una fuerte disminución de la competitividad de nuestros exportadores. De mantenerse estas condiciones comenzarán a ceder posiciones.

 

La competencia se ha vuelto desafiante, los precios han caído y la posibilidad de tener un buen desempeño en los mercados durante 2023 va a estar ligada a contar con un contexto macroeconómico y regulatorio que genere condiciones favorables para la actividad.

Mas Noticias